Fatiga o estrés pandémico

Desmotivación, depresión, cansancio, estrés continuado, ansiedad,…   ¿te sientes identificado?

A esta sensación de incertidumbre constante, los expertos le han dado el nombre de FATIGA PANDEMICA.

Son consecuencias de pasar tanto tiempo en casa, reducir el contacto, cambiar hábitos de trabajo, ausencia de actividad, exceso de preocupaciones (económicas, por la salud, la familia y seres queridos), exceso de noticas negativas, vivir en constante alerta, etc.

Desde que la OMS declaró pandemia mundial, por COVID_19, hubo un cambio radical en nuestras vidas, impactadas por el exceso:

  • DEPRESIÓN: exceso de pasado.
  • ESTRÉS: exceso de presente.
  • ANSIEDAD: exceso de futuro.

Algunos de los hábitos que nos pueden ayudar a cambiar nuestra actitud diaria y, por lo tanto, el ánimo son:

  • Pensamiento positivo: poniendo especial atención en los pensamientos que tenemos en cada momento (detectando lo que nos hace daño y cambiándolo por algo útil).
  • Emociones adaptativas: la elección de los pensamientos positivos, producen emociones que nos llevarán a actuar de una determinada manera.
  • Actividades agradables: el contexto actual en el que vivimos, es necesario adaptar las actividades que nos gustan, que nos mantengan ocupados todos los días, evitando la apatía y la desgana.
  • Gestiona el consumo de información: exceso de información, sobre los mismos temas y que nos generan incertidumbre provoca estados de decadencia. Es necesario elegir el momento (1 vez al día) y elegir bien la fuente (hay muchas fake-news).
  • Mantener las relaciones: cumplir con el distanciamiento social, no significa aislamiento. Existen muchas formas de mantener las relaciones familiares y de amistad, a través de las nuevas tecnologías.

A continuación enumero, 5 claves para mantener las relaciones con los demás:

  1. Ser empáticos y, no sólo, simpáticos: dar y recibir ‘feedback emocional’. Para ello es necesario dedicarle tiempo a la forma de comunicarse.
  2. Enfoque a futuro: evitar juicios de valor, centrase en acciones para el futuro y no sólo del pasado. Para ello es necesario revisar los objetivos.
  3. Convertirlo en hábito: mantén la comunicación de forma constante, con un comunicación bidireccional y, no sólo, de forma aislada o centrado en feedback negativo.
  4. Mentalidad objetiva: transmite mensajes sobre hecho concretos y relevantes.
  5. Ejemplifica: ten actitud proactiva y no sólo reactiva.

Si sientes que lo has intentado todo y necesitas ayuda externa, en CBC estaremos preparados para entenderte, apoyarte y ayudarte a conseguir tu mejor versión.

CBC (Coaching Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *