Oportunidad o crisis

 

 

El único superviviente de un naufragio, consiguió llegar a una isla deshabitada.

 

Día tras día, pedía a Dios que llegara alguien a rescatarlo y, cansado de esperar, un día se puso a construir una cabaña.

 

Una noche de tormenta, un rayo cayó sobre su cabaña de madera, quedando envuelta en llamas, formándose una gran columna de humo.

 

Había perdido lo poco que tenía y muy enfadado y cegado por la rabia y la ira, maldijo a Dios, recriminándole ‘por qué le había hecho eso’.

 

A la mañana siguiente, aún desolado por la tragedia, una sirena de un barco le despertó: ¡Habían ido a salvarlo!

 

Cuando subió la barco, le preguntó al capitán cómo lo habían encontrado. Los salvadores le respondieron, que una gran columna de humo les había llevado hasta él.

 

En nuestro día a día, nos desesperamos, nos desilusionamos, nos empeñamos en no aceptar las circunstancias como vienen y, es que, no se trata de resistirse, sino de adaptarse y buscar la mejor opción para sacar ventaja y conseguir los objetivos que queremos.

 

CBC (Coaching Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *