La historia del Camino de Santiago

 

Empezando por algo de historia, al primero que le toca presentarse es al propio Apóstol Santiago:

 

  • Nacido en Israel, pescador de profesión y uno de los primeros ‘influencers’ de la época, predicando el cristianismo en Occidente y, sobretodo, en España.

A su vuelta al lugar de origen Palestina, fue decapitado (año 44 D.C.) por el rey Herodes.  Su cuerpo fue recogido por 2 discípulos, metido en una pequeña barca y surcando las aguas de medio mundo, llegó hasta las costas Gallegas

 

‘La barca remontó el río Ulla, hasta Padrón’.

 

  • Fue enterrado en el monte Libredón, lugar, que poco a poco, se fue despoblando y quedando en el olvido.

 

Muchos años después (principios S.IX), un ermitaño llamado Pelayo, que pernoctaba por la zona, se vio deslumbrado por una constelación de estrellas, alumbrando el cielo hasta el monte Libredón, donde estaba el sepulcro del Apóstol, junto con 2 de sus discípulos.

 

‘Aquel lugar pasó a llamarse Campus Stellae (o Campo de Estrellas), nombre en el que tiene su origen la ciudad que, en torno al hallazgo, se creó: Compostela’.

 

  • Informando de tal hallazgo al Papa Teodomiro, se hizo eco el Rey Alfonso II, quién ordenó construir una pequeña Basílica (Antealtares), consagrada en el año 834 y, posteriormente, un Monasterio.

Su gran repercusión, convirtió la tumba del Apóstol, como un punto de referencia y de peregrinación para toda la cristiandad.

 

  • La leyenda dice que, en la batalla de Clavijo, donde el Rey Ramiro I de Asturias se enfrentaba a las tropas musulmanas, y cuando ésta se daba por perdida y en clara inferioridad numérica, apareció el Apóstol Santiago a lomos de un caballo blanco, empuñando una espada y luchando juntos, consiguieron vencer al adversario, liberando al pueblo de los invasores. 

 

‘Desde ese momento, empezaron a conocerlo como Santiago Matamoros’.

 

  • Desde ese momento, la figura del Apóstol, se hace más grande aún, convirtiéndose en la ‘ayuda divina’ y motivación necesaria para los guerreros, quién aseguraban que en todas la batallas se aparecía, encima de su caballo blanco, y les ayudaba a vencer y dar forma a la identidad durante siglos.

Batallas, luchas y disputas, provocan el derrumbe de la basílica donde descansaban los resto del Apóstol.

 

  • Durante el S.XI hay un repunte de peregrinos hacia Santiago, favorecido por la creación de una red de hospedajes, hospitales, iglesias, monasterios, etc.

 

  • A finales del S.XIV y durante todo el S.XV, la peste, las guerras y la falta de medios en los monasterios, hace que el Camino sea muy inseguro y el número de peregrinaciones disminuya al máximo.

 

  • En 1879 se redescubren los restos del Apóstol, tras unas obras realizadas en el altar mayor de la Catedral de Santiago de Compostela.

 

  • En 1985, la UNESCO declara la ciudad de Santiago de Compostela como ‘Bien Patrimonio de la Humanidad’ y en 1993, hace lo propio con el Camino de Santiago.

 

  • Estos hechos, junto con la peregrinación del Papa Juan Pablo II en 1982, dio a conocer a todo el mundo la Ruta Jacobea.

 

‘En la actualidad, es la peregrinación más concurrida del mundo, incluso por delante de Roma y Jerusalén, batiendo cada año que pasa, un nuevo record de peregrinos, hasta el punto de que en 2019, la cifra ascendió hasta cerca de los 350.000′.

 

Echando mano de la historia, leyendas, escritos, ilustraciones y, sobretodo, de la imaginación y vuestra magia al contárselo a los más pequeños, he querido acercar a todos, los orígenes del Camino de Santiago.

 

Para ello os dejo un enlace, que he visto por las redes, con un pequeño vídeo muy entretenido, con todo lo que os he contado:

 

https://www.youtube.com/watch?v=mDo2Jwi6vgs

 

El paso del tiempo, diferentes culturas y distintas motivaciones, no ha impedido, que todos y cada uno de los peregrinos que se acercan hasta los resto del Apóstol, tengan un mismo objetivo: un camino hacia su interior.

 

CBC (Coaching Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *