¿Por qué es necesario un coach?

 

Siguiendo las tendencias, todo apunta a que hemos evolucionado mucho y estamos más avanzados que nunca.

 

La comunicación se hace a golpe de clic, cada día avanzamos más rápido, incluso sin saber a dónde, cuándo o qué dirección tomar. Somos más individualistas, acabamos el día con la sensación de estar desbordados con tanta información, nuevos roles, situaciones y cambios en la vida profesional y, por supuesto, personal.

 

La revolución de las TIC (tecnologías de la información y comunicación), hace que la vida pase más rápido, pero ¿esto nos libera o nos esclaviza?:

 

  • Aparecen nuevos modelos de servicio, con disponibilidad total, en las empresas 24/7. Ya no hay limitaciones: móviles, mensajes de voz, correos electrónicos, mensajería digital, teletrabajo, e-learning, cajeros automáticos, entregas a domicilio, chats, app, …..
  • Hemos evolucionado más que nunca, sin embargo tenemos la sensación de disponer de menos tiempo, que en cualquier época anterior.
  • Miedo a la competencia, dentro y fuera de la empresa: sólo vale quedar por delante.
  • No hay comunicación, ni escucha, ni inteligencia emocional. No expresamos sentimientos a compañeros y superiores, por el qué dirán.
  • Hay que formarse en lo último, aunque no se vaya a aplicar.
  • Cultura del éxito: resultados inmediatos, mínimo esfuerzo, competencia feroz e individualismo, donde no hay cabida para el fracaso.

 

Todo esto conlleva a un desplazamiento de las cuestiones humanas a un segundo plano, lo que provoca que no sea posible encontrar una persona con la que compartir problemas, fracasos, ilusiones, nuevos proyectos, con confianza y recibiendo el apoyo esperado.

 

Cuesta mucho tomar decisiones, en mercados cambiantes, globalizados, crisis, competencias,… que provocan falta de actitud, compromiso, aumento del absentismo, rotación, desmotivación,…

 

¿Futuro claro o incierto?

 

La dependencia tecnológica y la teoría del ‘éxito rápido y castigo al fracaso’, conlleva reducción del tiempo familiar, ocio, diversión, evolución personal, pérdida de relaciones humanas y sociales:

  • Exceso de dedicación al trabajo: aumento del estrés, depresión, ansiedad,…
  • Aumento de gatos directos e indirectos, en medicamentos y seguridad social
  • Despersonalización de las relaciones humanas e individualismo

 

Por todas estas razones, surge la necesidad de que una persona externa nos apoye en un diálogo interior, nos escuche, nos ayude a tomar decisiones e inspire, a nivel profesional, pero también a nivel personal.

Esta persona externa es el coach, que con una serie de herramientas y procesos, como es el coaching, te ayudará a cubrir ese vacío que provoca la incertidumbre sobre el futuro y el potencial, para no dejarlo todo en manos de la suerte o el momento.

A continuación te dejo un vídeo, que encontré por la redes, y que explica de forma muy gráfica y divertida, la importancia del coach, y su papel de ‘facilitador’, en un proceso de coaching:

 

 

Porque cualquier viaje, siempre se hace mejor, con compañía….

CBC (Coaching Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *