Responsabilidad y límites en la adolescencia tras el COVID_19

Dentro de cualquier situación de ‘excepción’ o ‘crisis’ se presentan ‘oportunidades’ para evolucionar y seguir creciendo.

Suena a tópico, pero todo depende del objetivo en el enfoques tus esfuerzos.

Este año 2020, nos ha tocado convivir con la pandemia del COVID, provocando cambios importantes en nuestros hábitos de vida diarios.

Cuando una situación no esperada y tan seria, como ésta, llega a nuestra vida, hay dos formas de afrontarla: lamentando y echando de menos todo aquello que no podemos hacer (aunque antes nos quejáramos de nuestra ‘rutina’) o adaptándonos y aprovechando el tiempo, para mejorar e incorporar nuevos aspectos positivos a nuestra vida (ya que la ‘excusa de falta de tiempo’, no podemos utilizarla).

 

Uno de los aspecto que más nos ha impactado es pasar tiempo con nuestra familia. Aquellos padres con hijos adolescentes, se han encontrado con que los menores tienen que estudiar, divertirse, compartir espacio y pasar mucho más tiempo en casa.

Esto ha supuesto enfrentamientos, malentendidos y muchas dudas en algunos padres, a la hora de responsabilizar y poner límites a sus hijos.

Pasar tiempo con nuestros hijos debería ser uno de los mejores ‘regalos’ que nos ha dado el confinamiento, sin embargo, puede convertirse en una situación incómoda, si no sabemos gestionarla y poner límites, inculcando el concepto de responsabilidad en los menores.

Lo primero, hay que entender que para los adolescentes es muy difícil esta situación, máxime cuando no tienen definida su personalidad, el concepto de responsabilidad no lo tienen asumido como algo fundamental para su crecimiento y los límites no tienen ningún significado para ellos.

Algunos de los aspectos que nos puede ayudar, a la hora de educarlos dentro de la responsabilidad y el esfuerzo, pueden ser:

  • Autoestima: es fundamental que confiemos en su capacidad y que ellos mismo sean conscientes de que pueden conseguirlo solos.
  • Apoyo: estate accesible y disponible, para que seas su primera opción, cuando lo necesiten, ayudándoles a elaborar un plan de acción.
  • Comunicación: no intentes convencer con tu autoridad, sino razona y convence con tus argumentos.
  • No juzgues: antes de emitir juicios, pregunta y escucha las razones.
  • Compromiso: no impongas las tareas que deben realizar, sino que sean ellos los que se comprometan a cumplir con sus responsabilidades (entiendo la responsabilidad, como habilidad para responder).
  • Ejemplo: conviértete en su Cuida tus hábitos y predica con el ejemplo.
  • Frustración: hay que enseñarles que no conseguirlo a la primera, es parte del aprendizaj Deben tolerar la frustración y aprender a gestionarla.
  • Límites: es fundamental marcar límites y que ellos entiendan su significado. Algunas pautas que debemos seguir, son:
    • Pocos límites y muy claros.
    • Innegociables (tu hijo buscará todas las maneras para intentar convencerte).
    • Siempre tienes que mantener el mismo criterio, según los valores con los que estás educando a tus hijos.
    • Razona, no impongas, no grites, no los pongas como castigo, sino como aprendizaje.
    • Háblalo con tu pareja antes, para no crear disputas entre ambos (de eso se aprovechará el menor).
    • Cuanto antes empieces a marcar los límites, menos te costará a medida que va creciendo el menor (y eso te facilitará su educación en la adolescencia).
    • Revisa, cambia y actualiza los límites cuando sea necesario.
    • Si tienes dudas, te cuesta o no sabes cómo hacerlo, asesórate con un profesional.

Con este blog no se pretende enseñar a nadie a educar a sus hijos, ni decir cómo se tienen que hacer las cosas, sino que tras recibir bastantes consultas privadas, a cerca de este tema, creo que puede ser muy útil alguno de los conceptos y métodos que se emplean en el coaching, la PNL, la inteligencia emocional, a la hora de hablar de educar con valores, compromiso y responsabilidad a nuestros hijos.

‘No hay reembolso, para el tiempo que fue perdido.’

CBC (Coaching Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *