Zona de confort

Muchas veces habrás escuchado la expresión ‘salir de la zona de confort, pero… ¿sabemos cuál es esa zona? ¿en qué consiste?

La palabra confort, nos lleva a la confusión de ‘confort’ = ‘comodidad’, sin embargo, no siempre es así.

 

La zona de confort, no es más que el entorno en el que te mueves, que conoces y que dominas, sea agradable o no tan agradable.

Por ejemplo, el ‘atasco en el que te encuentras cada día’, al ir a trabajar, no es agradable, pero lo vives cada día. Este, también, forma parte de tu zona de confort, porque es lo que conoces.

Que ‘discutas’ con tu pareja, es tu zona de confort, porque lo consideras algo normal de convivencia.

Hábitos, rutinas, habilidades, conocimientos y, sobretodo, tus actitudes, son componentes fundamentales de tu zona de confort.

 

Alrededor de tu zona de confort, está la zona de aprendizaje.

A esta zona sales para ampliar tu conocimiento: aprendes otros idiomas, viajas, amplías tus puntos de vista o adquieres nuevos hábitos, por ejemplo.

Observar, aprender, reflexionar,… son la clave de esta zona.

 

Salir de tu zona de confort es decisión tuya, puedes hacerlo de forma habitual y ‘evolucionar’ o, puedes verlo como un ‘peligro’.

 

Un paso más allá, está la zona de los logros:

  • Unos la llaman la zona de ‘pánico’: llena de peligros, considerando que una vez que se sale, ya no podrás volver a encontrar tu propia zona de confort. Miedo a perder, a dejar de ser lo que eres.

 

  • Otros la llaman la zona ‘mágica’: es aquella en la que consigues todos tus logros. Aumentas tu zona de confort y aprendizaje. Es decir, CAMBIO = DESARROLLO.

 

La clave para salir de la zona de confort, está en la motivación, que debe ser superior a los miedos. La creatividad por delante de las emociones.

 

4 preguntas te ayudarán a dar el paso:

  • ¿QUIÉN? Toma tus propias decisiones (hará crecer tu autoestima).
  • ¿QUÉ? Márcate un objetivo.
  • ¿PARA QUÉ? Qué te aportará este objetivo.
  • ¿CÓMO? Define un Plan de Acción y ponte en marcha.

 

Y cuando estés a punto de comenzar, vuelve a tu zona de confort, coge lo que te interesa y deja atrás todo aquello que no te aporta nada.

 

En todo este proceso, la figura del coach puede ser una ayuda fundamental para conseguir todo aquello que te propongas.

¿Te atreves a soñar?

 

CBC (Coaching Salamanca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *